"Silencios Subtitulados" - Editorial

Se cae una de las últimas tardes frescas de agosto. Nos recibe Roberto en su teatro de San Telmo. Igón no ha llegado aún y Escobar aprovechará su ausencia para tomar él la palabra; después tendrá que disputarla duramente con su socio. Su seriedad contrasta con la intempestiva simpatía de Igón, quien se deshacerá en disculpas al llegar. Roberto sube al entrepiso del teatro para acondicionar el espacio que enseguida nos recibirá.
Al subir, nos inunda la sensación de estar entrando a un espacio íntimo de estos dos mimos. Se respira mucha historia. Se empeñan en enseñarnos viejos programas y fotografías en blanco y negro. Aparece nítido el orgullo por los logros obtenidos, por tantas gratificaciones artísticas. Y al rato, estamos acomodados en mullidísimos sofás hablando de esto y aquello. La charla se va de las manos del entrevistador y vuela. Los mimos se apasionan con el gesto, reviviendo anécdotas en un viaje en el tiempo. Se levantan, se sientan, mueven sus brazos, nos hablan con los ojos. Nuevamente mi grabador me mira nervioso. Le hago una seña apuntando a la cámara fotográfica y se tranquiliza. La entrevista se prolonga más allá de lo pautado previamente. Las risas cómplices y las chicanas entre ambos desaparecen cuando se trata de recordar los años de la dictadura argentina. Censuras, prohibiciones, traiciones e infiltraciones también son parte de la vida de los artistas del silencio. Roberto nos ofrece whisky, disculpándose por no tener otra cosa para ofrecernos. Pasado y futuro se intercalan a cada respuesta. Se nota que tienen mucho para decir, mucho para contar, mucho para transmitir. Y que en este momento parece que les va la vida en eso.
Esperamos confiados que ese espíritu de vitalidad perenne aparezca entre las líneas de este número. Completa esta nueva edición, una nueva sección crítica, en este caso, analizando el uso del círculo en dos puestas del teatro oficial de Buenos Aires. Gracias por el tiempo dedicado al leer Due dell' attore. Ojalá haya sido de tu agrado.
Ciao!

Diego Manara
Editor General
dellattore@gmail.com

No hay comentarios: