"Coros o multitudes" - Crítica

¿Dónde reside la unidad del coro? Juntar un montón de actores al fondo o al lateral de la escena no es armar un coro. Un coro no es un apelotonamiento de personajes cantando o moviéndose al unísono. Tampoco una multitud es un coro. Es una categoría menor a la del personaje, que también ha tenido su propia evolución.
Antiguamente el coro griego funcionaba como elemento musical de la tragedia. Representaba la voz del pueblo. Funcionando como nexo entre el público y el héroe, muchas veces aparecía asociado al sentido común. También podía verse en el coro un residuo de los primeros ditirambos, donde, aún no había aparecido el actor. En esas ceremonias todos eran partícipes. No estaba aún la división teatral entre mirados y miradores.
Hoy, siglos después, se decide seguir utilizando algunos aspectos corales en las puestas de los directores argentinos. En algunos casos, es tal la atomización de las voces grupales que el espectáculo suele detenerse en una acumulación de anécdotas vociferadas, que junto con la presencia de coreográficos bailes televisivos termina por dar la idea que se trata de un híbrido. En otros, se recurre a un procedimiento inverso, divisionar un único texto literario en varios cuerpos anónimos e impersonales. ¿Qué sentido tendría un coro de ancianos en una sociedad donde ser viejo es ser inútil? La sabiduría que se valora es la del exitoso. Pero el exitoso es egoísta y no desea compartir su protagonismo con otros. Entonces, se aglutinan varios actores y actrices en un mismo espacio. Así, sea por la necesidad de contar historias simultáneas o por la falta de valentía del director de organizar un espectáculo a partir de personajes, el coro no sólo sigue vivo sino que en algunos casos ha copado la escena.
Viendo varias voces co-coreando palabras que ningún personaje central quiere hacerse cargo de decir, me pregunto cuál es hoy la función del coro en el teatro. En estos días, en los que muchos podemos hablar, opinar, participar de foros y redes sociales, quizá sea una idea antigua pensar en héroes o líderes. En un mundo cada vez más despersonalizado, el sentido del personaje que lleva adelante la acción parece atemporal. El problema de la unidad del coro es pues inseparable también de la evolución del estatuto del personaje en la dramaturgia actual. Aunque sin duda no deje de ser llamativo que, teniendo una sola boca y dos orejas, sigamos hablando mucho y escuchando poco.





La Cocina
Autor: Arnold Wesker
Traducción: Federico Gónzalez del Pino, Fernando Masllorens
Elenco: Nicolás Bolívar, Rafael Ferro, Guillermo Forchino, Maximiliano Ghione, Miguel Jordán, Edgardo Martín, Leticia Mazur, Alejandro Paker, Liliana Parafioriti, Hernán Peña, Rodolfo Prante, Juan Carlos Puppo, Claudia Rocha, Leonardo Saggese, Muriel Santa Ana, Marcelo Savignone, Déborah Turza, Marisa Vernik, Marcelo Xicarts
Versión y dirección: Alicia Zanca

Nada de Dios
Elenco: Laura Agorreca, Cecilia Cócero, Martín Ruiz, Luis Moreno Zamorano, Esteban Fuenzalida, Rodolfo Opazo
Poemas de Idea Vilariño
Dramaturgia y Dirección: Silvio Lang

Amores de Opereta (Fragmentos de "La Viuda Alegre", de Franz Lehar)
Elenco: Carlos Pizzini, Natalia Albero, Sol Crespo, Fabián Frías, Andrés Konoba, Florencia Orquín, Romina Casciaro, Sabrina Veiga, Maite Lanza, Carolina Greco, Dafne Andresen, Adriana Blanco, Susana Bührer, Manuela Dalesio, Yanina Mancilla, Loli Maroto, Nora Paradela, Laura Rivadeneira, Mariana Rizzo, Marcela Rodríguez, Hernán Anlló, Gonzalo Cadahia, Daniel Gandione, Sergio Osso, Iván Pérez, Juan Pablo Salvaneschi, Carlos San Miguel, Guillermo Selci, Nicolás Strok, Oscar Ventre
Dirección Coral: Gabriel Forastieri
Dirección Musical: Graciela Ulibarri
Dirección General: Margot Arrillaga





Diego Manara

No hay comentarios: